EN LA FUENTE

EN LA FUENTE

martes, 21 de noviembre de 2017

AIRES DEL SUR, PRIMERA Y SEGUNDA TANDA.
Jesús Cánovas Martínez
Relatos
Editorial Diego Marín. Murcia (2017)








   ¿Para que leemos? Es una pregunta, una reflexión que asalta mi mente cada vez que comienzo un libro. Las respuestas, evidentemente, son tantas y tan variadas como lectores hay. Para mí, la lectura es fuente de placer, de divertimento, de emoción, de aprendizaje; sobre todo de descubrimiento de otra realidad que se oculta tras las palabras del escritor y que muchas veces muestra un trozo de su alma.  Esa realidad, que se desarrolla en otro plano, en otra dimensión y que subyace a lo prosaico, a lo que vivimos día a día, es lo que realmente me interesa de un libro.
     El escritor que consigue que me sumerja y que bucee en ella a través de su  cosmovisión convertida en  palabras ha logrado, a mi juicio, su propósito; un gran propósito, un  triunfo.  Es el caso de Jesús Cánovas con sus “Aires del Sur”.
    Aires del Sur, en sus dos volúmenes aparecidos con escasos meses de diferencia, testimonian  “esa realidad oculta tras las palabras”,  esa realidad paralela que emociona al lector, que lo traslada de un lugar a otro, que lo sumerge en esos mundos que el escritor ha creado y de los que, os lo puedo asegurar, no sale indemne.
     El título en sí, está, como todos los cuentos que contienen ambos libros, dotado de un gran simbolismo. Alude, al numen, a la creatividad, al soplo de la inspiración. El aire es elemento inaprensible, voluble que puede pasar de la más absoluta calma al más violento vendaval. Si además, el aire procede del Sur, el asunto adquiere unos tintes de cercanía, que permiten al lector situarse en el ámbito de lo cotidiano.
    Bajo estas connotaciones encontramos doce relatos en cada volumen en los  que podemos encontrar múltiples emociones, múltiples sensaciones que no dejan al lector indiferente.  Una pléyade de personajes con nombres simbólicos, hilarantes a veces,  desfila por los cuentos. Personajes extraños, crepusculares que deambulan en una realidad casi mágica en la que el paisaje, el duro paisaje surestino de ramblas, montes pelados, pozos en los que puede aparecer cualquier presencia turbadora y que constituye un escenario casi onírico  que arropa o desnuda, según los casos, a esos  personajes esperpénticos: un nagual que vive con dos mujeres, un pastor apodado  El  Lobezno, o  El Conde, un pobre de solemnidad que pedía limosna por el barrio de las Casas Baratas de Lorca. En otros, como  El Navío de la Estrella, se asoma el mar,  benévolo, como una presencia protectora.
    Estos  seres están concebidos por el autor como paradigmas, no exentos de humanidad y tratados en ocasiones con exquisita ternura, pero cuya finalidad estriba en permitir al escritor una inmersión profunda en aquellos temas que le preocupan, que nos preocupan, el amor, el sexo, la muerte o la eternidad. Los aborda desde diversas perspectivas entre las que se encuentra la ironía más ácida como en  Mochuelagul.com, o en la seriedad más austera en el conmovedor relato: Para cuando él quiera aparecer.
    En varios de los cuentos   aparece  lo esotérico de una forma tan  natural  que convierte  lo fantástico en real.  Una bruja que se cuela en el claustro de profesores de un instituto, una conversación entre colegas sobre los signos astrológicos en la que brilla la ironía, el sarcasmo más ácido y que provoca la carcajada en el lector.
    Lo legendario, lo misterioso también podemos encontrarlo en los relatos, añadiendo un registro más en el que la prosa del autor brilla como en el Pozo de la Aparecida, El milagro de la perra gorda o El autoestopista. Textos que se inspiran en anécdotas o leyendas populares y que demuestran la gran capacidad de Jesús Cánovas  para convertir hechos o experiencias cotidianas en materia literaria, en Literatura.
   También encontramos guiños culturales, entre los que destacaría el paralelismo con Psicosis en el relato El Hostal de la Cabra, o a Edgar Allan Poe en el magnífico y estremecedor cuento  El gato blanco.
    El variado contenido de ambos libros se ve unificado por el uso de una prosa rica, precisa y elegante, que en más de una ocasión me ha recordado a la de los autores de la generación del noventa y ocho, tal vez por su exaltación del paisaje que conforma el trasunto psíquico de los personajes y que con ellos se funde y se confunde.  La riqueza del vocabulario empleado, la introspección, la crítica vitriólica pero sobre todo esa elevación de la realidad a categoría de Literatura. Todo ello, consigue que Aires del Sur, primera y segunda tanda, sean unos libros que recomiendo leer pues no van a dejar al lector indiferente.
Ah, y un último consejo: disfruten de los libros y si les place, pónganselos  por montera.
Ana María Alcaraz Roca.


martes, 9 de mayo de 2017

EN TU CLASE O EN LA MÍA.

La clase de 5º de EP del CEIP San Isidro os ofrecemos nuestro programa de entrevistas. Nuestro invitado es Antonio Vidal Alarcón, ganador de la categoría juvenil del concurso de microrrelatos organizado por la Biblioteca de Los Belones.
Esperamos que sea de vuestro agrado.